Sin categoría

zenaida claret urbano t mobile//
Murió el Nobel de literatura V. S. Naipaul

zenaida_claret_urbano_t_mobile_murio_el_nobel_de_literatura_v_s_naipaul.jpg

Cuando Colón realizó sus viajes a América, que cambiarían el destino del mundo, bautizó como “Islas Occidentales” al territorio que hoy constituye Trinidad Tobago. Resulta una paradoja, extraña vuelta del destino, que esa nación caribeña, que permaneció por siglos bajo el dominio británico, con el tiempo, albergara una importante colonia… procedente de la India. Y justamente inmigrantes indios , de las orillas del Ganges, eran los padres de Vidiadhar Surajprasad Naipaul, o V.S. Naipaul , como se conoció al Premio Nobel de Literatura 2001.

Zenaida Urbano

Nacido el 17 de agosto de 1932 en la pequeña localidad de Chaguanas, al sur de la capital Puerto España, Naipaul colocó a Trinidad y Tobago en el mapa de la literatura mundial con el éxito de su primera novela, “Una casa para Mr Biswas”, en 1961. Pero, para esa época, Naipaul ya llevaba un largo tiempo de residencia en el Reino Unido: su padre, periodista, le había gestionado una beca en la prestigiosa Universidad de Oxford, donde Naipaul adquirió toda su fortaleza cultural y solvencia económica y desde donde, además, se convirtió en un incansable viajero: Africa, Asia, América Latina. En aquella novela el protagonista es el alter ego del propio padre de Naipaul, quien tuvo que relegar su verdadera vocación de escritor para sacar adelante su casa. El desarraigo fue un tema recurrente –Naipaul dejó Trinidad a los 18 años- y representa el ejemplo de la llamada “literatura poscolonial”, otro de cuyos exponentes es el poeta antillano Derek Walcott, también distinguido con el Nobel.

zenaida urbano taylor

Los continuos viajes le proporcionaron a Naipaul la inspiración a sus libros: “Una zona de oscuridad” (1964) analiza la India, el país de sus padres. En la novela “Un recodo en el río” (1978) describe a los países africanos que recién se habían independizado, y tres años más tarde con “Un viaje por el Islam” se mostró crítico con el fundamentalismo musulmán. De su período más fecundo permanecen “El curandero místico”, “Los simuladores” (obra en la cual un ministro colonial caído en desgracia escribe su autobiografía) o “Miguel Street”.

zenaida claret urbano

Cuando recibió el Premio Nobel, en 2001 , se convirtió en una celebridad, aunque ya le habían distinguido también como “caballero” por la reina Isabel II de Inglaterra. “Fue un gran reconocimiento para el Reino Unido, mi hogar, y para India, el país de mis antepasados”, manifestó al recibir el Nobel. Ni una palabra sobre Trinidad y Tobago, sobre la que sí volvería más tarde.

zenaida claret urbano taylor

V.S. Naipaul recibiendo el premio Nobel de Literatura

En obras como “Media vida” (2001) o “Semillas mágicas” (2004) ya abordaba temas como la identidad y el desarraigo. Y llegó hasta “La máscara de África” (2010), que no recibió buenas críticas. Otros de sus libros conocidos son “El sanador místico” y “La pérdida del dorado”

Cuando se publicó la biografía de Naipaul “El mundo es así”, obra de Patrick French y autorizada por el escritor, fue ciertamente un escándalo. Se lo describe como “un individuo misógino, engreído, cruel, mezquino, maleducado y brutal”. Para los seguidores de Naipaul no era una novedad, ya se había ganado una reputación de “personaje insoportable”. Pero, también, de cosas brillantes. Algo lo había anticipado su antiguo amigo y discípulo Paul Therouz quien finalmente desencantado con las actitudes de Naipaul, no ahorró las revelaciones en son de venganza

Algunos atribuyen ese carácter a la dureza con la que Naipaul tuvo que adaptarse al Reino Unido en su juventud, durante la década del 50, con recelos hacia los inmigrantes. “Era un hombre tan brillante con la pluma como duro con el corazón, incapaz de mantener una relación sentimental saludable”, lo definieron en La República (2009), recordando la tragedia de Patricia Hale, su primera mujer, muerta por un cáncer en 1996 después de constante sufrimiento. “No me afecta en lo más mínimo lo que la gente piensa de mí”, se defendía el escritor

Lo cierto es que el desarraigo, sus controversiales manifestaciones políticas y su tormentosa vida personal, que admitió en la biografía, sobre todo con las humillaciones que sufrieron Pat o Margaret, la amante anglo-argentina del escritor, no se pueden escindir de su obra. “El creó muchas barreras, le costó abrirse. Me llevó tiempo darme cuenta lo difícil que fue su vida en Trinidad, en la India y en el Londres de los años 50. Y no es raro que alguien que lo pasó tan mal, quisiera alguna forma de venganza”, admitió el biógrafo French

Pero al momento de recibir el Nobel, Naipaul recorrió su trayectoria, dijo que sólo se había guiado “por la intuición” y reclamó situarse “fuera de cualquier sistema político o literario”. “En cada caso particular, sólo trabajé desde el punto de partida de mis propios conocimientos, de mi propia comprensión del mundo”, leyó

Naipaul fue definido como “un hombre tan brillante con la pluma como duro con el corazón, incapaz de mantener una relación sentimental saludable”. También, en algún momento, desplegó cierta egolatría, similar a un Cristiano Ronaldo que dijera “no soy sólo el mejor jugador del mundo, sino también el segundo y tercero”. Fue cuando Naipaul se refería con cierta sorna a plumas como Dickens, James Joyce o Jane Austen, rescatando sólo un Proust. Eso quedó muy lejos

Tal vez las críticas por “La máscara de Africa” (2010 le golpearon. “Insensible, aburrido, nada esclarecedor y mal escrito” cuestionó Emily Witt en The Observer. Para The Sunday Times fue un libro “tóxico, poco investigado, sin verificar”

En algún momento le apuntaron por justificar al imperialismo y al colonialismo. “No, no los justifico. detesto la miseria, la crueldad y el sufrimiento humano”, se defendió

La biografía Patrick French, escritor británico, trabajó durante cinco años en la biografía de Naipaul, editada en 2009 como “El mundo es así”. Allí Naipaul terminó admitiendo que -por sus aventuras y su carácter tiránico- liquidó su primer matrimonio con Pat y la habría llevado a la muerte. “Dependía de su mujer, pero lo que hizo con ella fue brutal. Y la destruyó”, define French. Recuerda que “él podía mostrarse airado, agudo, sincero, autocompasivo, sarcástico. Siempre resultaba intenso”

Influencias Naipaul citó los cuentos de Hans Christian Andersen y Moliére como influencias decisivas en su infancia, en sus primeras lecturas. Pero, como definitivo maestro, consideraba al novelista francés Marcel Proust, principalmente por describir con acierto la diferencia entre el escritor como tal y el escritor como ser social. “Pretender iluminar la creación literaria de un autor desde el punto de partida de su vida personal puede ser un método engañoso, puede parecer poco escrupuloso”, señalaba Naipaul, influido por el autor de “En busca del tiempo perdido”

Y elogió, en su discurso ante la Academia: “Proust argumenta convincentemente contra esa tesis. Un libro es el producto de ese otro yo que se manifiesta en nuestras costumbres, nuestra vida social y nuestros lastres”

Tres visitas a la Argentina y su relación con Borges Dentro de su faceta de viajero incansable, V. S. Naipaul no dejaría afuera a la Argentina. Y no lo hizo, visitó tres veces nuestro país, del que se llevó una visión fuertemente crítica. La misma quedó plasmada en “El regreso de Eva Perón”. También Naipaul llegó a tratar con cierta regularidad con Borges y aunque lo asocia a esa misma visión crítica, otros (como Roberto Bolaño) consideran que realmente lo admiraba. Una crítica en The New York Times definió que “la Argentina fue el más complejo de los paisajes descriptos por Naipaul

Vino por primera vez en 1972 con la intención -afín a otros intelectuales de las procedencias más dispersas- de “entender al peronismo”. Durante aquel año, que prefiguró la crisis y la violencia de los siguientes, Naipaul se entrevistó con sindicalistas, guerrilleros, escritores y dirigentes villeros. La alianza de sectores del peronismo con la izquierda le pareció “desconcertante”. Llegó a escribir “En todas partes las paredes están garabateadas con slogans violentos. La guerrilla opera en las calles, la moneda cae, la ciudad está llena de odio. El sangriento slogan es ‘Rosas vuelve’. El país aguarda un nuevo terror”

Cuando volvió, en 1977 y ya con el país bajo la dictadura, ese pronóstico se había cumplido. Pero en ese segundo viaje tuvo la oportunidad de entrevistas varias veces a Borges. También se mostró desconcertado con el edificio de la Biblioteca Nacional que, en realidad, aún llevaba una demorada construcción (recién se completaría en tiempos de Menem). Naipaul escribió que “esto habla de una administración que fracasó, de una ciudad que se muere, de un país que nunca funcionó realmente”

Naipaul responsabilizó a Borges y a otros intelectuales argentinos por “ser negligentes y no reflexionar sobre sus países. El peronismo, al contrario de lo que piensa Borges, es un fenómeno íntimamente ligado a la sociedad argentina”. Fue otro británico, Martin Amis, quien replicó a Naipaul y defendió a JLB:_”Borges no será el abanderado de los problemas de la Argentina, pero como todo artista inevitablemente lo termina haciendo. Varios de sus cuentos pueden lleerse como reflexiones intensamente vívidas de la inercia y la ansiedad estéril que claramente siguen afectando al país”

Una visión distinta sobre aquella relación la aporta el propio biógrafo de Naipaul, Patrick French. Señala que al escritor “le interesaba Borges y reconoció que, en su momento, no había sabido entender su grandeza”. Curiosamente aquella relación entre Borges y Naipaul fue eje de un texto de Roberto Bolaño, “Sabios de sodoma”. Allí imagina los encuentros entre ambos escritores, y también imagina como Naipaul recorría Buenos Aires:”Visitaba personalidades de todo tiempo mientras atisbaba, cada vez más horrorizado, el infierno que se cernía sobre la ciudad”

La última visita de Naipaul se dio en 1991, cuando su interés era dilucidar si la figura del entonces presidente Menem sería “el fin del peronismo”. En un artículo que escribió poco después para The New York Review Books, Naipaul retrató a Menem como “un hombre duro y peleador surgido de un suelo pedregoso”. Pero su visión crítica del país no había cambiado: “La Argentina ha destruido la idea del pionero, del éxito a través del trabajo, para reemplazarlo por la viveza criolla”

Sobre la guerra de Malvinas sostuvo que “los argentinos no tenían ningún derecho a invadirlas”

Pero la Argentina también marca otro capítulo clave en la vida de Naipaul: fue aquí donde conoció, durante su primer viaje, a Margaret Gooding, iniciando una tormentosa relación (extramatrimonial para ambos) que se prolongaría por dos décadas. El sadomasoquismo fue un componente infaltable en esa relación -así lo admitió Naipaul en la biografía escrita por French- y el final fue casi simultáneo a la muerte de Pat Hale, la primera mujer del escritor, su compañera y asistente desde la juventud en Tobago, la que sufrió sus humillaciones y violencia

Era 1996. Pat moría por cáncer de pecho. Gooding, en uno de sus viajes de reencuentro a Londres, sufrió los golpes de Naipaul. Una vez más. Final de la relación

Poco después, Naipaul se casó por segunda vez. La definitiva, con Nadira Revi, una joven periodista pakistaní, a quien había conocido a través de su agente literario. Fue el final de sus andanzas

About the author

admin

Add Comment

Click here to post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *