Economía

Cuba: Extinguieron el prolongado incendio en Matanzas y hallaron restos óseos

Las autoridades no han cuantificado las pérdidas dejadas por el siniestro, que golpeó a la isla en momentos en que atraviesa una dura crisis económica con un notable impacto energético -los apagones duran horas y se suceden cada día-, ocasionada por la paralización de la pandemia y las sanciones de Estados Unidos, según las autoridades

El siniestro ha cobrado hasta cobró hasta ahora la vida de seis bomberos y ha dejado 132 personas heridas, según el gobierno.

Las autoridades cubanas informaron este viernes que el gran incendio en una central de almacenamiento de combustible que ardió durante la última semana y mantuvo a Cuba en vilo, fue finalmente extinguido y que al ingresar en el predio siniestrado se encontraron restos óseos pertenecientes a cuatro personas.

El siniestro cobró hasta ahora la vida de seis bomberos y causó heridas a otras 132 personas, según el gobierno.

El ministro de Salud, José Ángel Portal, indicó que a partir de que las condiciones de seguridad mejoraron en la base de almacenamiento siniestrada entre el jueves y viernes, siete equipos de medicina legal pudieron ingresar, encontrándose los restos óseos.

Una publicación en la cuenta de Twitter de la Presidencia de la República indicó que durante una reunión encabezada por el mandatario Miguel Díaz-Canel el viernes, los expertos señalaron que se había producido la «liquidación» del fuego, aunque señaló que se mantiene vigilancia sobre el lugar debido a la presencia de altas temperaturas e hidrocarburos derramados.

El anuncio elevó a seis el número de decesos. El sábado se había encontrado el cuerpo de un bombero y la víspera falleció otro severamente afectado y bajo cuidados en un hospital. Las autoridades informaron a inicios de semana que habían 14 bomberos desaparecidos.

Las autoridades dijeron que un rayo que cayó sobre un tanque de combustible en la noche del 5 de agosto causó el gran incendio, que se propagó a otros tres contenedores en la Base de Supertanqueros de Matanzas, a unos 100 kilómetros al este de La Habana, la capital.

Bomberos mexicanos y venezolanos viajaron de emergencia a la isla para apoyar a sus pares cubanos . Varios helicópteros, aviones y camiones se utilizaron para luchar contra las llamas lanzando agua y espumas especiales para sofocarlas.

El complejo con ocho tanques –separados en dos baterías de a cuatro–, es una de las infraestructuras más importantes del sector pues de allí sale el crudo para surtir varias de las termoeléctricas que dan energía al país y recibe parte del combustible que se importa.

Durante días seguidos se pudo apreciar una densa nube negra de humo que incluso llegó arrastrada por el viento a La Habana. A medida que fue controlándose se develó el desolador paisaje: contenedores completamente arrasados, hierros retorcidos por las altas temperaturas, hollín y una capa de material negro y viscoso por todos lados.

Las autoridades no han cuantificado las pérdidas dejadas por el siniestro, que golpeó a la isla en momentos en que atraviesa una dura crisis económica con un notable impacto energético -los apagones duran horas y se suceden cada día-, ocasionada por la paralización de la pandemia y las sanciones de Estados Unidos, según las autoridades.