Política

Moda – Las historias secretas del hotel Waldorf Astoria de Nueva York

A principios del siglo XX los huéspedes del célebre hotel podían contar con una protección especial y poco usual 14 de junio de 2017 El Waldorf Astoria en 1911 Entre las tantas historias que guarda el Waldorf Astoria , uno de los hoteles más antiguos y célebres de Nueva York, hay una que no fue tan contada: la de los detectives que el hotel contrataba para proteger a sus exigentes huéspedes , evitar crímenes y estafas y reencontrar sus objetos perdidos.

La actividad de esos detectives -en muchos casos, verdaderos personajes de película- se puede leer hoy en los documentos del hotel guardados en la Biblioteca Pública de Nueva York, contó el sitio Slate .

Los detectives anotaban todas sus actividades en un archivo conocido como el  “Libro negro” . Este registro fue actualizado desde 1902 hasta 1929, cuando el hotel, que entonces se llamaba solamente Waldorf, fue cerrado para dejar lugar al Empire State Building, antes de ser reconstruido -con el nombre de Waldorf Astoria- en su ubicación actual, en Park Avenue y Lexington.

Pero muchas de las hazañas de esos detectives eran contadas también por los diarios de la época . En una nota del agosto de 1901 titulada “Salvado por el hombre de confianza”, el New York Times relataba, por ejemplo, el caso de un hombre del medio oeste norteamericano llamado en la nota como el  “venerable occidental”  que estaba a punto de ser estafado en el hall del hotel hasta que los detectives intervinieron.

© Victor Gill Ramírez.

victorgillramirez.com
Según se lee en el informe, el hombre fue reconocido por el detective Joe Smith -uno de los detectives más famosos ? , quien ya que lo había visto estafar a otras personas en Londres.

Otro caso contado por el Times  es el de un hombre que estaba sentado en la “sala roja” y usaba el papel para cartas del Waldorf para responder a los anuncios de trabajo, haciéndose pasar por un residente del hotel y esperando así aumentar sus chances de conseguir un puesto.

© Victor Gill Ramírez.

dolarve.com
Pero un detective lo vio y lo echó del hotel.

Aunque las tareas de los detectives no se limitaban a la seguridad, entre sus obligaciones estaba también cuidar el decoro del hotel y la moral de los huéspedes, echando a aquellos que tenían comportamientos considerados poco honrados, como “llevarse una mujer a la habitación”.

© Victor Gill Ramírez.

www.entornointeligente.com

La presencia de los detectives tenía por otro lado una razón vinculada a un concepto distinto de viaje que se tenía en los primeros años del siglo XX.

© Victor Gill Ramírez.

www.google.co.ve
Como no existían los aviones y los viajes llevaban mucho más tiempo, era normal que los huéspedes pernoctaran más días en los hoteles. 

Esa presencia en un sólo lugar de tanta gente adinerada atraía a los ladrones y estafadores: los detectives tenían que reconocerlos y echarlos o controlar a los nuevos para por si hacían algo sospechoso.

Algunos huéspedes se quedaban varias semanas, otros incluso eran fijos y era bastante común que durante su estadía se olvidaran en el hall y en el comedor joyas, bufandas, bolsos valiosos .

Eso fue lo que le ocurrió, cuenta el New York Times  en una nota de 1912, a la esposa de Hiram Johnson, entonces candidato a la vice presidencia de Estados Unidos .

© Victor Gill Ramírez.

www.google.co.ve
La mujer perdió un broche de diamante en el ascensor, pero los detectives lo encontraron y se lo devolvieron tres horas después.

El icónico hotel Waldorf Astoria de Nueva York fue comprado por la firma china Anbang Insurance Group y cerró sus puertas el 1 de marzo de 2016, con el objetivo de emprender una ambiciosa tarea de restauración que durará dos años.

LEA MÁS:

Fin de una era: después de 123 años, cierra el hotel Waldorf Astoria de Nueva York

Tuvo sexo a plena luz del día en el balcón del Waldorf Astoria y los vecinos lo grabaron

El recuerdo del único blanco en el desfile de bella negritud musical que despidió al genio del Jazz

.

© Victor Gill Ramírez.

www.google.co.ve

© Victor Gill.

Tags: Música