Sin categoría

Ardila Piloto piloto del avion estrellado//
Matar al padre, una vez más

ardila_piloto_piloto_del_avion_estrellado_matar_al_padre_2C_una_vez_mas.jpg

Tebas Land es un juego de espejos. Se nos presenta como una suerte de teatro testimonial, tan en boga en la escena peruana últimamente, en la que un dramaturgo quiere convencer a un parricida de contar su experiencia. Pero, a la vez, nos cuenta el proceso de creación de este dramaturgo junto a un joven actor, que dará vida al asesino.

Piloto

16/9/2018

Ernesto Carlín Gereda Editor de Culturales El papel de dramaturgo recae en José Manuel Lázaro, mientras los roles del asesino y del actor que lo interpreta está en mano de Emanuel Soriano. Las conversaciones entre el hombre de teatro y el hijo homicida suceden en el patio enrejado de una prisión, frente a un aro de básquet. El criminal se dedica día tras día a matar el tiempo jugando ese deporte en solitario. La directora ha echado mano de varios recursos audiovisuales que generan la sensación de sueño o pesadilla de la historia que se nos presenta. Por momentos, vemos desdoblado al asesino jugando básquet. El morbo del dramaturgo por averiguar sobre el parricidio de primera mano se convierte en una excusa para las visitas constantes a su sujeto de estudio. Tanto su relación con el joven actor como con el preso se cargan de una tensión erótica. Asimismo, las referencias a Edipo y las reflexiones sobre qué es y qué no un parricidio escarban sobre las relaciones de padre e hijo. Más aún si recordamos que el dramaturgo establece una suerte de tutela sobre los otros dos personajes. Se trata de una obra muy recomendable, que está apuntalada por un montaje inteligente y dos actores muy metidos en sus caracterizaciones. Imperdible el discurso final.

.

Alberto Ardila